lunes, 11 de agosto de 2014

¿Qué significa hoy en la Iglesia "hacer estación de penitencia" para una Hermandad?

En esta entrada os mostramos una breve reflexión que hemos encontrado en la página web de la parroquia sevillana de San José y Santa María. Impartida por el Padre Francisco Piñero, trata una temática que nos une, por lo que queremos compartirla con todos vosotros. Esperamos que os guste y nos ayude a todos a ser mejores nazarenos día a día.


La pregunta que nos hacemos es: “Qué significa hoy en la Iglesia hacer ‘Estación de Penitencia’ para una Hermandad?”. Intentaré contestar a esta cuestión a través de ocho puntos de reflexión:

1º.- ¿QUÉ ES UN NAZARENO?

Salir de nazareno es una cosa muy seria: Es como hacer un acto público de Fe en Jesucristo. Cada nazareno es una persona que va gritando, a pesar de su silencio: “Yo soy cristiano”. El antifaz no nos deja ver la cara de quien “va dentro”… Y es mejor, porque algunos “tienen mucha cara” saliendo de nazareno sin preocuparse de llevar una vida cristiana. ¿Eres tú así?

Vestirse de nazareno es como revestirse de Cristo. Nos recuerda la vestidura blanca y nueva del Bautismo, cuando decidimos seguir a Jesucristo.

Salir de nazareno significa también hacer penitencia por todo aquello que nos impide parecernos a Cristo. Creo que es mejor “ser” nazareno que “salir” de nazareno.


2º.- HACER “ESTACIÓN DE PENITENCIA” A LA IGLESIA CATEDRAL:

La “Estación de Penitencia” consiste en ir en procesión desde la Parroquia de vuestra Cofradía hasta la Catedral. Creo que es muy importante para un nazareno entender muy bien el significado de este gesto. La Catedral es símbolo de la Iglesia del Cielo hacia la que todos los cristianos nos dirigimos. Hacer “Estación en la Catedral” es reconocer cuál es nuestra meta: El Cielo. ¡Allá vamos!

Una Cofradía que se dirige a la Catedral, es imagen de la Iglesia: Pueblo de Dios en marcha, luz del mundo (cirios), signo de salvación (tras la cruz), iglesia peregrina, testigos de Cristo. Así, el hacer “Estación en la Catedral” revela a los nazarenos una verdad como un templo: Se sigue a Jesucristo en la comunidad de la Iglesia.


3º.- “ESTACIÓN DE PENITENCIA”:

Salir de nazareno es una penitencia: Calor o frío, cansancio, resistencia, dolor, incomodidad prolongada, etc… La penitencia del cristiano es: Mortificación aceptada como expresión de la conversión del corazón.

Algunos nazarenos salen para cumplir una promesa: Descalzos, con una cruz, o simplemente de nazareno. Ahora bien, sin la conversión al Evangelio la penitencia se reduce a un “alarde” o a una prueba de resistencia.

El nazareno completa en su carne la pasión redentora de Cristo. “Ayuda” a Jesús a llevar su cruz. Por eso, un nazareno nunca debe olvidar que la mejor penitencia es: Hacer la voluntad de Dios cada día y celebrar el Sacramento del Perdón y el Sacramento de la Eucaristía antes de la Estación Penitencial.


4º.- MANIFESTAR LA FE CRISTIANA:

Una procesión es como una manifestación…pero de Fe. La procesión dura sólo unas horas. La Fe dura toda la vida. Muchos nazarenos saben que no basta tener Fe, sino que hay que manifestarla también: En la “Estación de Penitencia” y, sobre todo, en la vida de cada día.

Y hay algunas actitudes que convierten una procesión en manifestación de fe y que hay que tener muy presentes: Seriedad y silencio. Ir rezando. Espíritu de entrega y de sacrificio. Ir revisando la propia vida. Fidelidad a la Regla de la Hermandad.

Algunos turistas “admiran” nuestras Cofradías como un espectáculo pintoresco. De los hermanos y hermanas de las Cofradías depende el que aparezcan como una expresión de religiosidad y de fe cristiana madura. ¡Aquí hay una gran tarea que realizar!


5º.- EL DECÁLOGO DEL NAZARENO:
  • El buen nazareno no deja para última hora retirar su papeleta de sitio.
  • El buen nazareno se ocupa de tener listos: túnica, antifaz, capirote…
  • El buen nazareno acude a su templo puntualmente, en silencio y con el antifaz (por el camino más corto).
  • El buen nazareno celebra el Sacramento del Perdón y el Sacramento de la Eucaristía antes de hacer “Estación de Penitencia”.
  • El buen nazareno tiene enorme paciencia con la gente.
  • El buen nazareno reza, medita y calla tras la cruz (de guía).
  • El buen nazareno obedece al celador o al diputado de tramo.
  • El buen nazareno es fiel y constante hasta el final.
  • El buen nazareno no da caramelos, sino testimonio de su Fe.
  • El buen nazareno no acaba nunca su Estación: Es creyente toda la vida.

6º.- SALIR DE “PENITENTE”:

Los “penitentes” no llevan capirote. Cargan con una cruz, como Jesús. Jesús dijo: “El que quiera seguirme tome su cruz cada día y me siga”. Por eso, los penitentes muestran a todos que el camino del cristiano es el camino de la cruz. El buen penitente lleva la cruz con garbo, pero sin ostentación. Lo difícil es llevar así la cruz de todos los días.

Si tú eres penitente piensa que es bueno llevar la cruz no sólo por ti, sino también por los que no llevan o no pueden llevar la suya. Y no olvides que llevar una cruz es fácil. Lo difícil es hacerlo como Jesús y hasta donde la llevó Jesús.

La cruz desemboca en la resurrección. La muerte engendra vida. El sufrimiento redime. Tu cruz puede ayudar a muchos…


7º.- LOS HERMANOS COSTALEROS:

Muchas Hermandades tienen sus propias cuadrillas de costaleros, que son hermanos. Jesús dijo: “Llevad los unos las cargas de los otros”.

Algunas veces los costaleros ven premiado su esfuerzo con los aplausos: Es el premio de su trabajo. Pero, conviene que no olviden que el mejor premio es el Cielo tras la larga “chicotá” (¿se dice así?) de una vida auténticamente cristiana.

El hermano costalero es un nazareno sin antifaz: De los que van por la vida dando la cara. ¿Eres tú así?

A la Virgen le gusta que la “mezcas”. Pero, mucho más que sigas a su Hijo Jesucristo.

El buen costalero nunca retira sus hombros de las trabajaderas… ni siquiera después de la “Estación de Penitencia”: Es toda su vida un trabajador en la construcción del Reino de Dios.


8º.- LA CRUZ HA PERDIDO PARA MUCHA GENTE SU VERDADERO SIGNIFICADO. ¿POR QUÉ?

La Cruz de Jesús no fue un símbolo de dignidad, de poder y de triunfo, sino exactamente al revés, un símbolo de humillación, de debilidad y de fracaso. La crucifixión era la pena de muerte que se les daba a los esclavos que se escapaban de sus amos y a los revolucionarios que atentaban contra el Imperio Romano; y era, por eso, “la más vergonzosa de todas las penas”, como se decía entonces. En consecuencia, la cruz no era un objeto sagrado, sino todo lo contrario: un objeto de maldición y condena. Por eso, Jesús no murió en el templo, sino en la calle; ni murió en una ceremonia sagrada, sino en el acto más repugnante, porque aquello fue lisa y llanamente la ejecución de una condena a muerte. Y, por cierto, la muerte que se les daba a los que se sublevaban contra el poder político y a los que atentaban contra el orden establecido.

De donde se sigue que los cristianos debemos ver la cruz como el símbolo de los que no están de acuerdo con los atropellos y las injusticias que cometen los poderes de este mundo, como el símbolo de los que no se conforman con que la vida esté tan mal organizada y a base de que unos atropellen a otros.

Y entonces, cuando la cruz se ve de esa manera, o sea cuando la cruz se ve como lo que en realidad fue para Jesús, vuelve a ocurrir lo que ocurrió entonces: la cortina del templo se parte de arriba abajo. ¿Qué quiere decir esto? En el sitio más santo y más sagrado del templo de Jerusalén había una cortina enorme; y los judíos se pensaban que detrás de aquella cortina se ocultaba Dios (2 Mac. 2,1-10). Pero, al morir Jesús en la cruz, la cortina aquella se partió en dos y así Dios dejó de estar oculto. O sea, cuando Jesús murió de aquella manera, Dios se dio a conocer y se manifestó abiertamente. Lo cual quiere decir que cuando un creyente hace lo que hizo Jesús y se porta como Él se portó, Dios deja de estar oculto y se hace cercano a la gente. Porque entonces pasa lo que le pasó al Capitán de los Romanos: “Verdaderamente este Hombre es el Hijo de Dios” (Mt 27,54).

Creo que lo distintivo de la Fe cristiana frente a otras religiones y humanismos es Cristo mismo, es decir, la adhesión confiada y el seguimiento fiel a su Persona.

En definitiva, el cristiano está llamado hoy a vivir una Fe “humilde”, que mira a la tierra y se preocupa por mejorarla (“humilde” viene de “humus”, que significa “tierra”); una Fe “lúcida”, que es tolerante sin ser indiferente, comprometida sin ser fanática; una Fe “firme”, que no se disuelve en cualquier cosa; una Fe “confesante”, que no adopta una postura de cruzada, pero no se avergüenza de presentarse en público y de actuar según las propias convicciones. A esta hermosa tarea de ser cada vez mejores cristianos invito a los hermanos y hermanas de todas las Hermandades.

¡ A D E L A N T E ¡


SEVILLA, 25 de Marzo de 2009
Francisco de Paula Piñero y Piñero, SS.CC.
Miembro del Equipo Sacerdotal de la Parroquia de San Marcos

Read More...

viernes, 8 de agosto de 2014

Imágenes del Corpus Christi 2014


Un año más la Calle Jijones recibió a Cristo hecho Eucaristía en la procesión del Corpus Christi; y lo hizo engalanada con las alfombras, lazos y el altar de nuestra Hermandad.

Desde la madrugada del domingo se llenó la calle de directivos, grupo joven y algunos hermanos, dando comienzo a la elaboración de la citada decoración. Fue una mañana de duro trabajo y esfuerzo, pero que una vez culminada nos dejó ver una gran y bella recompensa.

Hay que destacar la elección de un diseño diferente, sencillo pero elegante en las alfombras, así como el estreno de diversos lazos que decoraron las fachadas de toda la calle.

Además el altar estaba presidido por una dolorosa, Virgen de la Esperanza, propiedad de un hermano de nuestra Cofradía, que la cedió generosamente para esta ocasión. Para esta festividad estaba ataviada de Inmaculada, destacando los colores azul y blanco propios de esta advocación.

Otro detalle del altar se podía observar en los cirios que lo custodiaban a ambos lados. Éstos portaban espigas, símbolo de la Eucaristía, y lazos azules y de la bandera de España, ambos por la Inmaculada Concepción.

 
 
 
 
 

Read More...

martes, 17 de junio de 2014

Corpus Christi 2014

El próximo domingo, 22 de junio, celebraremos la festividad del Corpus Christi con la tradicional procesión eucarística por nuestras calles; y un año más nuestra Hermandad decorará la calle Jijones para esta ocasión. 

Alfombras de serrín y pendones serán los principales elementos, coronados por el altar de nuestra Cofradía. 

Todo ello lleva semanas preparándose y a falta de pocos días tan sólo queda poner todo ese trabajo en la calle y ahí llega el momento más importante, por lo que os animamos a acompañarnos y ayudarnos en la madrugada del sábado al domingo. 

Será a partir de las 5 de la mañana cuando se corte el tráfico en dicha calle y comience el trabajo para extender serrín y realizar las alfombras.

Read More...

sábado, 17 de mayo de 2014

Vídeos de la Semana Santa 2014

Como cada año, hemos recopilado los vídeos de esta Semana Santa 2014 y este ha sido el resultado. Hay que señalar que hay un menor número de ellos, por lo que animamos a todos los que tengan vídeos de las salidas procesionales de este año a que los compartan con todos nosotros en YouTube y de antemano os lo agradecemos, ya que podremos disfrutarlos a la espera de la próxima Semana Santa.

Pregón de la Semana Santa 2014:

 

Ntra. Sra. de la Esperanza. Salida de la Capilla en la Madrugá:


Smo. Cristo de la Oración en el Huerto:


Ntra Sra. de la Esperanza. Llegada a la Parroquia:


Ntra. Sra. de la Esperanza. En la Parroquia:

Read More...

sábado, 10 de mayo de 2014

Madrugá de ensueño, Madrugá de Esperanza

Hacía cuatro años ya que las inclemencias meterológicas no habían permitido a nuestra Cofradía realizar su Estación de Penitencia de modo completo, pero este 2014 nos regaló una madrugá de ensueño, una Madrugá de Esperanza.

Ya era Jueves Santo y desde primeras horas de la mañana la Capilla recibía a todos los fieles, hermanos y vecinos en la tradicional visita a los pasos. Ntra. Sra. de la Esperanza desde su paso de palio presidía la Capilla y hasta el sol parecía buscar acercarse también a nuestra Madre.

Caía la noche en Villarrubia y al rededor de las 22:30h. comenzaban a llegar hermanos cofrades y las cuadrillas de costaleros al interior de la Capilla, accediendo por su entrada lateral. Hay que señalar que son estos momentos previos en el interior de la Capilla de un color, de un aire y de un sentimiento muy especiales. En ellos se unen saludos, deseos de buena Estación, oraciones y algunos nervios y desde el interior de la Capilla los hermanos formados en filas y las cuadrillas ya preparadas pueden sentir incluso la expectación que se ha generado en el exterior de la Capilla. Y al momento llegan las 00:00h.

Llegan las 00:00h. en punto y un año más el repicar de las campanas de la Capilla anuncian la apertura de sus puertas para dar paso al cortejo procesional presidido por la cruz de guía de la Hermandad.

¡Este año sí! Este año íbamos a tener una madrugá de esas que nos gustan, una madrugá completa en recorrido, en sentimiento, en emociones, en recogimiento, y sobre todo en esperanza desbordada...

Tras la salida del cortejo de hermanos y con él de los dos pasos de nuestros Sagrados Titulares, éstos alcanzaban el dintel de la Parroquia y tras una oración ante el Santísimo llegaba el momento de volver a pasar años después por el barrio de san Juan, para llegar más tarde a la querida Ermita de San Isidro, donde el patrón de los agricultores esperaba desde hace años la visita de Cristo Orando y su Madre de la Esperanza.

Cada momento, cada paso, cada chicotá eran especiales y de ese modo que tanto nos gusta, poquito a poco y repartiendo esperanza, llegamos de nuevo a nuestra Casa, a la Capilla de nuestra Madre. Ahora quedaba guardar lo vivido en la mente y el corazón para llevarlo al día a día y a nuestra gente.

Read More...