domingo, 17 de mayo de 2015

Egudiel, "penitencia de Dios"

Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron. Y cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad para que no entréis en tentación.

Y él se apartó de ellos a una distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Entonces se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle.

Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían a tierra. San Lucas, capítulo 22. Versículos 39-44.

Nuestro paso de misterio escenifica este pasaje, en el que vemos a Jesús de rodillas orando al Padre y padeciendo “hematidrosis”; el sudor de sangre que el Señor padeció y que es muy común en casos en los que las personas están en situaciones de muchísimo estrés. A su lado aparece el ángel confortador, que le recuerda que su Pasión y muerte tiene el objetivo de redimir a la humanidad. Pero, ¿quién es esta misteriosa figura celestial? Si bien es cierto que el evangelio no da datos de quien es, la tradición lo ha llamado Egudiel, que significa penitencia de Dios. 

Este ángel aparece representado en infinidad de imágenes portando dos atributos pasionales en sus manos, el cáliz y la cruz. Estos elementos no son atribuidos al azar, sino que tiene una significación: el comienzo y el fin de la Pasión de Nuestro Señor. De esta manera, nuestro Egudiel nos recuerda que la Pasión que Jesús padeció tiene un fin muy importante: nuestra salvación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios debeberán ser respetuosos y mostrar el nombre de su autor.

Los anónimos no serán publicados.