lunes, 30 de noviembre de 2015

Adviento, tiempo de espera

Comienza el tiempo de Adviento. 

Serán cuatro semanas en las que nos prepararemos para celebrar el nacimiento del Niño Jesús, y de ahí su nombre, ya que adviento significa "venida", la venida de Dios hecho hombre, hecho niño en un humilde portal de la ciudad de Belén.

En este tiempo os animamos a tener presente este motivo que acabamos de señalar y que es el centro de la fiesta de Navidad para nosotros los cristianos. Y para colaborar en ello, os proponemos leer una historia que nos puede hacer reflexionar. Se titula: "el sueño de la Virgen María"


El sueño de la Virgen María.

José, anoche tuve un sueño muy extraño, como una pesadilla. La verdad es que no lo entiendo. Se trataba de una fiesta de cumpleaños de nuestro Hijo.

La familia se había estado preparando por semanas decorando su casa. Se apresuraban de tienda en tienda comprando toda clase de regalos. Parece que toda la ciudad estaba en en lo mismo porque todas las tiendas estaban abarrotadas. Pero algo me extrañó mucho: ninguno de los regalos era para nuestro Hijo.

Envolvieron los regalos en papeles lindísimos y les pusieron cintas y lazos muy bellos. Entonces los pusieron bajo un árbol. Si, un árbol, José, ahí mismo dentro de su casa. También decoraron el árbol; las ramas estaban llenas de bolas de colores y ornamentos brillantes. Había una figura en el tope del árbol. Parecía un angelito. Estaba precioso.

Por fin, el día del cumpleaños de nuestro Hijo llegó. Todos reían y parecían estar muy felices con los regalos que daban y recibían. Pero fíjate José, no le dieron nada a nuestro Hijo. Yo creo que ni siquiera lo conocían. En ningún momento mencionaron su nombre. ¿No te parece raro, José, que la gente pase tanto trabajo para celebrar el cumpleaños de alguien que ni siquiera conocen? Me parecía que Jesús se habría sentido como un intruso si hubiera asistido a su propia fiesta de cumpleaños.

Todo estaba precioso, José y todo el mundo estaba tan feliz, pero todo se quedó en las apariencias, en el gusto de los regalos. Me daban ganas de llorar, ya que esa familia no conocía a Jesús. ¡Qué tristeza tan grande para Jesús, no ser invitado a su propia fiesta! Estoy tan contenta de que todo era un sueño, José. ¡Qué terrible si ese sueño fuera realidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios debeberán ser respetuosos y mostrar el nombre de su autor.

Los anónimos no serán publicados.